¿Cómo es que la visita de Obama a Cuba puede tumbar el comunismo?

Para bien o para mal, para ver cambios algo tiene que cambiar. En marzo 20 y 21, por primera vez durante el medio siglo que ha durado en Cuba el comunismo, un dignatario del gobierno americano pone pie en la isla. Desde hace un mes que dieron la noticia, muchos cubanos, yo incluida, tememos que la histórica visita de Obama produzca cambios que ayuden al moribundo comunismo a respirar mejor. Sin embargo, si le agrandamos el lente a la mirilla, puede que el acercamiento entre Cuba y su enemigo, proporcione 5 cambios que se consideran necesarios para destruir cualquier sistema totalitario. O por lo menos, a corto plazo disolver los problemas críticos que mantienen a los cubanos bajo constante miseria y opresión. Fuentes de la casa blanca confirman que la visita de Obama tiene como objetivo principal un acercamiento entre países. Pero aunque tales acercamientos no conlleven a cambios políticos inmediatos, es de ciegos no ver que esto se logrará a largo plazo.

Estos 5 cambios son:

  • Más ojos encima de los derechos humanos: Aunque a Obama no lo dejen reunirse con nuestros líderes de la oposición, el suceso de su visita es genial para echarle encima ojos al oscuro tema de los derechos humanos en Cuba. Durante los preparativos de la visita se han visto cuantas recogidas ha hecho el sistema represivo contra opositores, lo cual no es buena noticia, pero si es un modo de enseñarle al mundo la verdad de lo que pasa allá. La visita también a causado un despertar del sentimiento opositor en las calles de Cuba. Los amigos que me quedan allá que la gente incluso debate más y menos bajito que antes. En las redes sociales hemos visto mucho más protestas que las que años anteriores los cubanos se llenaban de valor para iniciar. La visita de Obama pone el tema de los derechos humanos de regreso a la lista de temas importantes en la agenda comunista, incluso aunque estoy casi segura que de ese tema no se podrá hablar durante la visita presidencial. Pero con más ojos sobre ese tema, con el tiempo, más cuidados tendrán que tener los comunistas antes de ponerle mano a un preso político o a un opositor del régimen en Cuba que salga a la calle a protestar, porque de ponerle una mano encima salen al otro día con nombres y apellidos en las redes sociales. De hecho, hoy por hoy, a la policía se les ha dado instrucciones de cómo lidiar con los contra-revolucionarios que se atreven a protestar. Antes, todo esos abusos pasaban, la policía hacía lo que quería, y como los ojos del mundo no veía nada de eso el régimen no se preocupaba por cuidarse para abusar.IMG_9094
  • Mejores calles: Se vio con la visita del Papá Francisco y se está viendo este mismo marzo del 2016, que a las calles que transitarán los grandes visitantes se les echan pinturas y coloretes. Todo para que en las fotos no salgan que Cuba se está cayendo. El otro día me reía con un amigo cubano, -porque los cubanos no reímos de todo, hasta de lo trágico-. El me decía que Obama debería darse una vueltecita, por los barrios del Cerro, Guanabacoa, Pogoloti, a ver si les dan una arregladita a las calles por allá. De seguro que en las calles por donde pasará Obama ya se hallan prohibido los latones de basura. Es una lástima que no se dé una vueltecita por Buena Vista, le dije, para que vea las pilas de basura desbordándose que hay por doquier. Además, en Cuba saben que cuando Obama va algún lado él se sale de la agenda y se va a tomar helados o hacer lo que quiere por ahí. Cuando visitó Canadá se fue a una heladería en el centro de Ottawa y la gente hasta se tomaron selfies con él. Me pregunto si allá en la Habana se dará una vuelta por Coppelia (Y si le tocará tomarse un vaso de agua caliente después del helado). Pero sin perdernos en tales detalles, el punto es, que sabiendo eso en Cuba tendrán que arreglar las calles, los Coppelias y al menos algunas de las calles que colindan con las más céntricas. Y caballero, eso les queda a los cubanos. Además, si siguen llegando gente del calibre de Obama, seguirán mejorando las infraestructuras de la isla, porque la verdad es que, si no va nadie, allá no arreglan nada. Y una mejor infraestructura en la ciudad generará necesidades democráticas que en muchos países como China se ha comprobado es necesaria para limpiar las resacas comunistas de la sociedad y proveer a todos con mejores sistemas, algo que el comunismo puro que ha vivido Cuba por las pasadas décadas, a solas y sin un sistema de comercio adecuado, jamás podrá sustentar.IMG_2715
  • Ápices de esperanzas económicas: En cuanto Raúl se enteró que Obama iba para allá, corrió a donde el periódico Granma y publicó que nadie se embullara pues con la visita no habrían cambios políticos. Y yo creo que él se lo cree, pero imposible que resulte así en la realidad. Pero para no caer en tiranteces, hablemos del ámbito económico, pues no es solo el ámbito político lo que tendría que cambiar Cuba para que en Cuba reine una cultura democrática real. La economía mueve los sistemas, así que digamos, que con la visita se consoliden relaciones económicas que no existían antes. Un chorrito de dinero –por minúsculo que sea- que caiga sobre el país puede aliviar algunas de las asfixias que hoy por hoy viven los cubanos. Tristemente, en aras de la visita, el sistema de Cuba le apretó la tuerca a los negocios estatales, a punto de poner fin a permisos dados a cuentapropistas para realizar sus ventas. Quizás no ahora, pero a largo plazo se proyecta que este acercamiento asentará bases para cambios económicos. En la antigua Rusia fueron estos cambios económicos –o la necesidad que esos cambios sucedieran- lo que desmoronó el sistema socialista. No fue una guerra, ni el aislamiento. Fue de hecho instigado por países como Estados Unidos y Japón, quienes querían invertir en el sector energético en la URSS. Y si escuchamos a Obama hablar, acercamientos económicos están escritos por todos lados de su agenda. Y si escuchamos a los cubanos dentro de Cuba hablar, cambios económicos toman el primer lugar en la lista de sus deseos con relación a este acercamiento.file0001701716779 - copia
  • Aparecer en el radar del mundo: Aunque todos por ahí pueden apuntar con su dedo al caimancito que representa Cuba en la bola del mundo, no muchos en el mundo tienen al caimancito en su radar. Excepto en Estados Unidos, de Cuba nadie habla por el mundo. Y los que hablan lo hacen en referencia a un destino para sus vacaciones, un lugar lindo, caluroso y barato donde aun no hay americanos, estancado en el tiempo, que sería bueno visitar. Cuando yo salí de Cuba me fui creyendo –como todos los cubanos- que Cuba es el centro del universo. Y viajando el universo me di cuenta que, no importa a que país vayas, Cuba sale poco por el radio y la televisión. Una de mis grandes sorpresa fue ver en Montreal, Canadá un cartel en la autopista que decía “Cuba Si”. Por poco choco tratando de ver que decía debajo, pero por la chica en bikini del cartel, pongo mi mano en la candela que se trataba de una agencia de viajes buscando turistas. La visita de Obama, de hecho, el acercamiento como todos dicen, ha puesto a Cuba de moda. Y no solo para irse de viaje, sino en el centro de debates político-económico. Las redes son testigo de cuanta gente por el mundo puede y quiere, hoy por hoy, ofrecer una opinión sobre la situación de Cuba.
  • Mejor acceso a la verdad: En Cuba si se da una noticia, se dan a medias y embadurnadas de la gruesa vaselina comunista. En el mundo, las noticias se dan tal y cuando pasan, embadurnadas de la propaganda de quien la ofrece. Sea cual sea el sabor de la vaselina, la realidad es que a raíz del acercamiento ha mejorado mucho en Cuba el acceso a través del internet. En los pasados 6 meses se puso de moda en Cuba lo del Wi-fi en los parques, y allí pueden los cubanos acceder a noticias que de cualquiera que sea su interés. Acceso a noticias es algo, que como el cubano no tiene en Cuba, causa mucha curiosidad. Con la visita de Obama se formalizarán acuerdos que en algunos años solidificarán la infraestructura para Cuba poder tener un sistema de comunicaciones más sólido y por ende mucho más acceso a la verdad.

Lea lo que sintió el cubano cuando se dio en Cuba la noticia del acercamiento en la novela diario: Amigos del EnemigoCuba (1)

La clave no es quien rige, sino como vive el pueblo. Y si en Cuba se viviera bien no estuviéramos hablando de esto. Para cambiar a quienes rige hay que darle armas al pueblo. Quizás sea esta visita lo que de la chispa que necesita Cuba para que el fuego de los cambios pendran de una vez.

Sería bueno que, ya que va a pasar, todos los cubanos nos mantengamos lo más ilusionados posibles, de que este acercamiento pueda conllevar, de alguna forma, a los cambios futuros que todos hemos soñado para nuestro pueblo. Es importante que el aislamiento y el conflicto histórico solo ha conllevado a los esbirros internos a creerse que todo lo pueden y nadie ve todo lo que pueden hacer. Quizás fue ese aislamiento lo que dio fuerzas al comunismo para que se arraigara y tomara el auge que tomó por más de medio siglo en Cuba.

Este acercamiento que tantos tememos de aún más auge al comunismo sea quizás lo que lo tumbe, porque ninguna dictadura se alimenta de cosas como mejor acceso a información, mejores calles para el pueblo, cambios económicos, estar en la mirilla y acceso a la verdad.

Mirémoslo así y quizás todo este desmadre que se está viviendo a raíz de esta amistad entre enemigos, esté funcionando a nuestro favor.

Por Jocy Medina

 

 

Anuncios

4 Comentarios

  1. Y. J. Rivas dice:

    También hay que pensar en lo que hará Trump al respecto.

    Me gusta

  2. Ritchie dice:

    Mas aún que con Obama, los cambios entrarán en Cuba de la mano de The Roĺing Stones.

    Me gusta

    1. Ritchie dice:

      Rolling Stones

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.