¿Será que decir “Te amo” ya pasó de moda?

Aunque amar estará de moda siempre, hay quienes dicen que para amar hace falta más que amor. “No quiero que lo oigas, quiero que lo sientas” le dice el inglés de Habana Dura que tratando de conquistar a su cubana nota que por lindo que eso suene, la joven no lo procesa. En aras de sonar tradicional y novelesco, la joven quiere un “yo te quiero” o un “que linda estas” y todo lo que el inglés da, es un “yo quiero que me necesites”. Algo que lleva un tono sofisticado y civilizado que suena como un concepto del 3016, a lo que no en balde ella siempre tilda de “raro”.

Es que en eso, los hombres no están equivocados. Para el inglés aquel tipo de amor en el que dos se necesitan es la expresión máxima de amar, la goma que mantiene unidos a dos amantes que comparten un amor verdadero. Porque el amor se va pero quedan las necesidades existenciales siempre quedan, y la pareja ideal es quien siempre alimente esa parte de nuestro ser.

Complicado es procesar esto cuando desde hace mucho, queriendo ser independientes, nosotras las mujeres nos montamos en el próximo escalón de la evolución y dijimos que por nada de la vida iríamos a necesitar a nadie. Molesta esa palabra. Yo lo sé. Pero quizás necesitar de alguien no era lo que nos hacía desiguales con los hombres. Quizás necesitar no era tan tétrico cuando era mutuo. Quizás para mantenerse unidos la magia siempre fue necesitarse el uno al otro. Y, quizás por eso hoy en día existen tantos divorcios. Según el inglés, hay tantos matrimonios fallidos porque la gente se casa buscando amor y no necesitarse.

Yo no sé qué pasa a los que se casan, pero para nosotros los tales independientes, lo que andamos más enamorados de su libertad personal y espiritual que de la idea del caballo blanco y el altar, sucede que ese concepto de necesitar finalmente explica algo. Para file3131313070963nosotros, necesitar a alguien sería el único ingrediente que llevaría la receta de nuestras relaciones de lo que son hoy “amores que lo mismo van que vienen” a compromisos reales duraderos.

Para entregar nuestra libertad a un negocio como lo es el matrimonio en el que uno sale de ser libre y se convierte cotidiano con el prójimo, tiene que existir un éxodo de maravillas que nos convenzan a “dar el salto”. Ya somos demasiadas las  independientes, que tenemos todo con el fruto de nuestro trabajo, y por ende ya somos más y más que nos hemos dado cuenta que “te amo” no basta para enredarnos en un matrimonio con un hombre. Hace falta además que “un te amor” sentir un te necesito: algo asi como un “cuando yo te necesito, estas, cuando yo no puedo sola, con tu mano yo lo puedo, y cuando yo digo que lo más importante de mi vida es “tal o mas cual” sueño, tu ayudas a realizarlo. Si no hay eso no hay nada aunque hayan 1000 te amos. Yo concuerdo con el inglés de Habana Dura en que: “Yo quiero que me necesites. Y viceversa”.

Jocy Medina

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Orestes dice:

    El cubano no solo sabe todo sino q lo sabe mejor y si inventa algo piensa q ha salvado al mundo.
    Discuten aunqie no sepan leer y hablan muchos idiomas cambiando el akcento a las palabras.
    Que dices tu?

    Me gusta

    1. jocymedina dice:

      Que creo que hablas de otras nacionalidades porque todos los cubanos saben leer y eres tú quien le has cambiado todos los acentos a las palabras, chico. No le eches sal a mis cubanos que me pongo bravita!!!

      Dale, un beso. Es viernes! Pásala rico!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s