Todos los cubanos que se van son casos políticos. ¿A quien queremos engañar?

“Gusanos traidores” Y así los llamó Fidel. Así los llama Raúl. ¿O es que a Obama se le olvidó?

Suena muy altruista decir que ahora van a tratar a los cubanos como los demás inmigrantes de un país, cuando todos saben perfectamente que de donde vienen los cubanos es una isla donde hay una represión política extrema desde hace más de medio siglo. Hay pocos lugares en el mundo que se igualan. Korea del Norte, quizás.

Hacer lo que acaba de hacer Obama en enero del 2017, es darle honores a un gobierno que siempre trató a sus desertores como plaga política, como contra-revolucionarios, como lo más bajo de la sociedad, como traidores de la idiología comunista a los cuales, había que “rehabilitar”.img_3688

Los que no se tiran al mar, se van por tierra. ¿Por qué? Bueno, digamos que suena lindo eso de derogar una política con la pobre excusa de que “incitaba” a los cubanos a tirarse al mar. Eso mismo decía Raúl cuando veía que todos se les estaban yendo del país. 

Al parecer nadie quiere reconocer lo que realmente incita a un cubano a tirarse al mar con su familia, no son más que dos cosas: La pobreza y la falta de libertad.

La solución es deportarlos. Claro que, Raúl se pronunció inmediatamente para decir que él mismo recibe a esos cubanos que no quieren estar allá. Los “recibe” dijo, pero nunca dijo que hará con ellos. Lo que todos ignoran es que el cubano que regresa a Cuba con ese cartelito de “gusano traidor” sufre realidades muy difíciles. Sufre aislamientos, miedos y marcas que no lo dejan insertarse nuevamente como personas “normales” a la sociedad. Acaso ese no es el punto clave de la definición de “exiliado político”. 

Cuba es una cárcel. Todo cubano que toca pies a otro país, no sólo a Estados Unidos, debería considerarse caso político, sencillamente porque en el régimen castrista ni se puede hablar, ni se puede pensar, ni se puede escribir, ni se puede uno proyectar de cualquier manera en contra del sistema. Y de hacerlo hay consecuencias terribles.  

El cubano, al ser deportado, sufre de vigilancia políticas en su país. Esto aplica 100% a todos los cubanos, los que se van y los que no se van. Los que dicen que se van por problemas económicos y los que se saben exiliados políticos de verdad.  

Quien no lo ve así ni conoce la historia de Cuba y ni su realidad actual. Quizás ni sabe qué cosa es un país comunista pues ni se imagina la “fortuna” que corre un cubano al que acaban de deportar.camiones de la habana by freeimages

El cubano no tiene más nada que demostrar, que haberse escapado de esa opresión para que un país les de asilo. Y La triste realidad es que en ningún país lo ve así. Convenientemente, porque inmigrantes políticos les cuesta. 

 En Canadá, por ejemplo, los cubanos a pesar de venir de una dictadura, tienen que demostrar asociación con temas políticos y que de regresar pueden sufrir consecuencias graves. Estados Unidos era el único país que con la Ley de Pies Secos, Pies Mojados, el cubano -poniendo pie en tierra americana- se consideraba automáticamente exiliado debido a cuestiones políticas. Ahora, ya eso se acabó, como si en Cuba ya se hubiese acabado el comunismo.

Pero el comunismo sigue. Las represiones siguen. Los encarcelamientos por causas políticas van en aumento allá en la isla. Y por ende la emigración a otros países que todo esto incita no acabará. 

Hay que ser ciego para no ver que no es la Ley de Pies Secos Pies Mojado lo que incitaba a los cubanos a emigrar. 

Ahora, como lo que los hace emigrar no se ha acabado, lo único que pasará es que en Estados Unidos aumentará el número de inmigrantes ilegales provenientes de Cuba, algo que antes la derogación de la ley no existía. Algo con lo que Donald Trump tendrá que lidiar… Lo cual empeora las cosas porque eso de inmigrantes ilegales y Trump no ligan muy bien. Pero bueno, a fin de cuentas, un sin fin de cubanos en la Florida, votaron por él. Yo espero que al menos, buscando ganarse el voto de los cubanos en 2020, Trump reconsidere esta decisión tomada por Obama y siga viendo a los emigrantes cubanos como los casos políticos que somos. 
Jocy Medina

(La autora de la novela cubana, Habana Dura)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s