Amigos del enemigo

Amigos del Enemigo” – Un libro de profecías callejeras

El 17 de diciembre del 2014, Cuba y Estados Unidos anunciaron una noticia que para siempre cambiaría el curso de las relaciones entre ellos: después de medio siglo de enemigos, se harían amigos. De pronto pareció que en Cuba el tema de las relaciones se convirtió en el nuevo deporte nacional: ¡Todo el mundo hablaba de eso! A primera vista, “Amigos del enemigo” es un diario de viaje a la Habana de la autora, pero en el fondo de escena el libro cuenta todo lo que vivió Cuba a raíz de la noticia. Es como una especie de Nostradamus de las relaciones entre Cuba y su enemigo ya que viene cargado de predicciones callejeras, e indulta al lector con la gama de profecías que hicieron los Amigos del enemigocubanos ante preguntas como: ¿Y ahora qué pasará en Cuba? ¿Vendrán los americanos? ¿Nos quitaran las casas que nos regalaron? ¿Regresará el dólar americano como moneda? Algunas de las predicciones ya se dieron, otras quedan por ver. Pero todas propulsadas por un denominador común: los deseos que la vida en Cuba mejore.

Un retrato a la actualidad cubana

El libro ofrece vívidas imágenes de cubanos en medio de su lucha existencial por ser feliz, en una sociedad que aún se hunde en los oscuros pozos del turismo sexual, las carencias, la violencia, las restricciones y el auge del uso de las drogas. Cuenta historias que a golpe de amor, ron, baile, y sexo, no solo reflejan crudas realidades de la actualidad cubana sino también la alegría, coraje, picardía e inteligencia de los cubanos para salir adelante. 

Lea GRATIS “Amigos del Enemigo” aquí

Nota de la autora

Canadá bajo montañas nieve y yo volando sobre ellas, para ir de vacaciones con mi hijo a Cuba. Volamos por encima del enemigo mortal de mi país, ni por un momento imaginando que al llegar allá, Cuba y Estados Unidos se iban a hacer amigos.101

“Yo iba a Cuba descansar”. Algo que mis amigos canadienses entienden como un tumbona frente al mar, Mojito en mano, y el sol friéndome la piel. Algo que un cubano sabe que es un viaje de regreso al punto cero. Un viaje para “re-calibrar”.

Es que a mucho de nosotros los cubanos la vida nos metió en una batidora con la tapa abierta y la echó andar. Todos caímos en algún lugar de “afuera” diferente. Y desde ese lugar extrañamos tanto a nuestra tierra que a veces sufrimos lapsus en los que olvidamos las razones por las cuales nos tuvimos que ir.

Regresar es como una medicina, porque para los cubanos estar Cuba es ser. Allá dejamos los pedazos que nos faltan para completar a quienes somos y que difícil es regresar y no sentir más que somos de allá. Pero aún así, el viaje sirve para recordar las razones por qué me fui.002 - Copy

Estando allá a uno le parece que el resto del mundo va a Cuba porque es el gran museo de América o porque quieren verla antes que lleguen los americanos, o porque el sexo es rico y cuesta poco. Los hay pocos que simplemente van a disfrutar y desconectar.

Y cuando anunciaron la noticia fue curiosísimo sentir como el mundo no deseaba que ese gran museo de América progresara al mundo actual. Fue incluso extraño escuchar a canadienses, que por años ya cuentan como el 80% de nuestros turistas, protestar porque los americanos empezarán a ir. Y el encuentro con el Hondureño en el aeropuerto ya para irme a Canadá fue intenso, pues después de un mes de tanta energía positiva, cargada de esperanzas, la predicción de aquel hombre fue “ahora que Cuba es amiga de los gringos, se convertirá en una Hondura más”. Aquello me confundió tanto como me insultó. Y de tanto que le dije estoy segura que contó como el rato que más hablé yo en todo el mes.Steering Wheel Vintage Ford

Yo por suerte, llegué a Cuba el día que anunciaron la noticia, y caer en medio de tal burbujeo de sentimientos es musa para la tinta de cualquier escritor. Yo recuerdo la constante necesidad que sentía de escribir sobre todo lo que pasaba a mi alrededor. Pero la Habana, una ciudad que ni se calla ni descansa, nunca me dejaba sentarme y dejar todo aquello en un papel. La gran parte del diario realmente lo escribí en retrospectiva, basados en los apuntes que hice en la Habana, cuando llegué a Canadá. En Cuba es imposible escribir, porque a Cuba se va a vivir.

Por Jocy Medina

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s