Habana Dura: contada por el violador

Yo forcé a una mujer. Dos veces. Ahora júzguenme y si quieren, paren de leer. Para los que quieran saber la verdad, esta esta mi versión de la historia. (Esta carta tiene contenido violento y sexual, si es sensible no siga leyendo… Por Sandro, Habana Dura) Yo conocí a Belinda en uno de mis viajes a  Holguín,…

A DeNiro le gusta Habana Dura…

Compra el e-book de Habana Dura directamente a Jocy aquí, ($5.00) vía Paypal:    Más que una novela, HABANA DURA, es un viaje a Cuba, a la que vivimos muchos cubanos, no a la que visitan los turistas… Escrita con el toque erótico-poético que caracteriza a Jocy Medina, Habana Dura cuenta las aventuras de María, una bella…

HABANA DURA: La inútil persecución del hombre

Crítica por Renato A. Landeira Drama y sexo vacío. Decadencia. Desazón. Interés. Asco. Falsos amores sometidos a la necesidad. ¿Cuántos –pocos- dólares cuestan cien libras de dignidad? El Periodo Especial no es el de Cuba, sino el de la propia María en sus adentros, amargando su carácter y desmotivando toda ambición con la que creció:…

Habana Dura (41): Huyendo a Italia

Un ramo de flores esperaba por ella en Roma. Y todo dejó de parecer mentira cuando detrás del ramo de flores vio al hombre que la había invitado a volar y no metafóricamente, fuera de Cuba. Tocar tierra ajena y comenzar a extrañar la suya sucedió al unísono. El olor del café que Luciano colaba…

Habana Dura (40): La única salida

Habana Dura, en Amazon María esperó a que el sol se escapara al mismo infinito que en unos meses se robaría a su David. La brisa le fue secando las lágrimas y en cuanto el azul del mar oscureció con todas sus ganas, salió rumbo a Siboney, a ver si en David quedaba alguna esperanza….

Habana Dura (39): El colmo de la desesperanza

Llegando al edificio de Belinda, María escuchó las voces de los hombres que jugaban dominó bajo el foco de la entrada y eso la incitó a recoger cuanta piedra vio en la acera. Al llegar al edificio, les mostró sus manos llenas de piedras y les advirtió: “Si alguno abre la boca cuando yo entre…

Habana Dura (38): Terror a un compromiso

María quedó en un silencio que ni ella misma supo que guardaba. David ofrecía una versión de “amor” que ella jamás había escuchado. Lo miraba, esperando que dijera más, a ver si había entendido bien que “viceversa” era para David, la clave de la relación entre ellos. De ese “viceversa” nacía la pregunta “¿Cómo hacer…

Habana Dura (36): Nunca están lejos los que quieren verse

María bailó su primer set con el recuerdo de David clavado en su espalda, y cada vez que Rogelio aplaudía gritando su nombre, era un puñado de sal que caía en sus heridas. Y como en tiempos de flojeras los pensamientos flojos reinan, tan pronto llegó el intermedio del show María fue a ver a…

Habana Dura (35): Bronca de María con el guardia

La historia de David horrorizó a Belinda. Ella le sugirió a María que primero fuera a la escuela y no se fuera de allí hasta que le dieran una carta que acuñara que ella trabajaba legalmente para el Hotel Inglaterra. Y que de allí, fuera directo a explicarle porque ella salía del hotel en brazos…

Habana Dura (34): De jinetera a madre

Las rodillas de María tocaron el cemento, iba a echarse a llorar pero un Lada verde le pitaba para que se quitara de allí, pues quería parquear en ese hueco. Ya de pie, María comprobó que había muchos policías transitando y en el Parque Central parecían haber dos chicas esposadas en el mismo banco en…

Habana Dura (33): Turismo sexual, te compro a $5 la libra

Llegaron a casa de David con toda la frialdad de la noche escondida en el cuerpo de ella. Pero, un abrazo de 9 horas que David le dio, derritió todos los hielos que sentía. Sherlock los despertó casi a las 5 de la tarde para recordarle a David que habían quedado en irse a Trinidad…

Habana Dura (32): Recogida de Jinetera

Un enorme “Inglaterra” alumbraba las afueras del hotel en la Habana Vieja. Verlo apuró el paso de David curioso por saber cuánto de ese hotel le recordaría a su tierra. A la entrada, en una terraza protegida por los herrajes de una baranda tocaba una banda con instrumentos musicales que no tocaban nada de la…

Habana Dura (31): El misterio de casa de Nieves

María siguió el rumbo que recordaba llevaba a casa de Nieves. La reja estaba cerrada, así que gritó su nombre desde afuera. Como nadie la escuchó, la volvió a llamar. Y antes de desistir, la llamó lo más alto que su voz le dio.  ¿Mima, cuál es la bromita de mal gusto? – dijo desde…

Habana Dura (30): De vuelta a las garras de Sandro

El día de irse de casa de Julia amaneció sin lluvia. David la dejó allí esa mañana y ella le dijo que a esa casa no la tendría que llevar más. A David lo asustó la noticia, pero recibir la dirección a donde iría lo alivió. Es la casa de mi tía. Cuando me extrañes,…

Amigos del enemigo (6): La Habana de mi abuela

La alegría iluminó la sonrisa de su rostro al verme. Dentro de mi fuerte abrazo trataba de decirme cuan feliz estaba porque habíamos llegado. Al tapiz de arrugas que hacía tanto cubría su cuerpo se notaba algo más frágil, pero su mirada me quería con la misma fuerza. La volví a abrazar porque el primer…

Habana Dura (29): Demasiado ron

Ojo: Contenido sexual, no lea si es sensible. La calle era un diluvio para cruzarla y María esperó sentada en el portal de Tropicana, por casi seis horas, desafiando viento, truenos, y todos los demás caprichos del huracán hasta que David la viniera a buscar. David la encontró en lo oscuro, sentada contra una pared…

Habana Dura (28): Un extranjero conquista a una cubana

María clavó el billete que le dio el cliente debajo de sus tetas. En cuanto sus pupilas lograron ver de quien provenía aquel dinero, casi se cae de la tarima. ¿Pero David, que tú haces aquí? – le preguntó. Vine a traer a mi amigo Sherlock a que conociera Tropicana, otra belleza de la Habana. ¡Ay sí, no…