Habana Dura (21): El divorcio del italiano

Por los pasados 20 años ese viaje de Roma a Florencia lo regresaba a casa de algún viaje  de negocios. Un trayecto aburrido y liviano. Pero ese día, Luciano manejaba cargado de los plomo de las últimas veces. Con aires de guerra. Al Alessia, la mujer de Luciano, ver que el carro que parqueaba en su villa…

Habana Dura (20): Cubana Ilegal en la Habana

La caja de puros olía a todo lo que Luciano no tenía allá en Italia. Casi olía a María y al hotel donde en esos últimos días de viaje la había hecho suya. ¿Dónde estudia María? Le preguntó Marco. Luciano, además de decirle que María estudiaba en la Habana, le informó a Marco todo lo…

Habana Dura (18): Italia sana a una cubana

A María le tocó tragar lo seco de no tener nada con que tragarse un comentario tan indignante. Se enfocó en prepararse para su “operación italiano” y borrar con ello la operación “recogida de guajiras” que torturaba su mente. Con una bolsa en cada hombro caminó rumbo al punto de encuentro. Llegando, desde lejos, se…

Habana Dura (17): Reventando huevos

Arrastró su alma hasta el apartamento 4, desde donde ella pensó podría llamar a Luciano. Nadie abrió la puerta. Siguió bajando y llegó al barrio en medio de un domingo inerte, donde los únicos despiertos parecían ser los perros callejeros. Esquivando las pilas de basura que el sábado le había dejado a la ciudad, y los…

Habana Dura (16): Habana cruel (Contenido sexual, violento)

(No lo leas si eres sensible) … Del cuerpo de María chorreaba tanta agua que en la entrada del edificio, ninguno de los hombres detuvieron el juego de domino para verla entrar, notaron sus lágrimas. ¡Mamita, ven que yo te seco! – Le dijo un viejo que fumaba. Oye cosa rica, yo tengo una toalla calentica ahí en…

Habana Dura (15): Habana Vieja y Dura

Las primeras luces del día sorprendieron a 3 bailarinas del elenco chachareando bajo un framboyán detrás de la cocina de la finca. La botella de ron a medio palo justificaba las risotadas. Y cuando notaron que María salir de la arboleda rumbo al dormitorio, las risotadas se convirtieron en llamados para que María viniera a…

Habana Dura (14): Brujería para Sandro

María oía la voz de un hombre, pero la oscuridad no la dejaba verlo. Al tener a un custodio justo frente a ella fue que pudo ver a un moreno más oscuro que la noche, libretica en mano, pidiéndole su nombre. María quería hablar pero el corazón le palpitaba tan rápido que hasta su nombre…

Habana Dura (12): El muerto ayuda

!Dos semanas de show en solo una noche! pensaba la instructora. La hecatombe de coreografías que debían montar y el hecho que el elenco que iba a la finca no constaba de hombres, obstinaba a las bailarinas. ¡Arriba! Échenle azúcar a esos pasos. – Pedía la instructora a la par de fuertes aplausos. Pero es que el baile…

Habana Dura (10): El baile, siempre fue el baile

Entrando a casa fue directo al casete que una maestra de baile le había regalado y dedicado a ella. En la carátula decía, “la clave no es soñar, es saber soñar”. Algo le dijo a María que quizás la maestra sabía que bailar era su camino, incluso mucho antes que ella lo descubriera. Loca por…

Habana Dura (9): La maquinita de moler sueños (La Habana, Cuba)

No fue un gallo, sino, la necesidad de encontrar la escuela de circo lo que le dio el “de pie” a María. Sin siquiera desayunar fue a tocar todas las puertas del edificio hasta que encontró una casa que le dijo que la chica del apartamento 4 tenía teléfono. El júbilo con que abrió la…

Habana Dura (8): Buena Vista

Camilo frenó frente a un edificio, que según él, era el de la dirección del sobre. ¿Y cómo sabes que es este, si no tiene número? – Preguntó ella. Por los números de las casas de al lado que como están cercadas tienen números. Aquí en la Habana la gente le arrancan los números a…

Habana Dura (7): Entrar a la Habana (contenido erótico)

Rumbo a la Habana, María sujetaba los cucuruchos vacíos con una mano, y jugaba con el cucurucho del Cosmonauta con la otra. Si sigues tocándome así, nos vamos a meter contra una palma. – Le dijo Camilo tratando de controlar el Jipi. ¿Qué parte de mi cuerpo te gustó más, Cosmonauta? – Dijo María recogiendo…

Habana Dura, Prólogo

Ahora imagínate que llegaste a Cuba en los 90s y tu primera pregunta es: ¿pero y esta gente que no tiene nada, que hace tan feliz? Esta novela es una oda a ese don del cubano de saberse balancear con gracia entre las carencias y los excesos para salir adelante y llegar a su destino victorioso. Es un retrato…

Habana Dura (6): Mejor a las cuevas que al infierno (En Matanzas, Cuba)

María radiaba armonía en su primera mañana de “ser mujer”. Arriba dormilona vístete. – Le dijo Camilo que ya hace rato ya estaba en pie. ¿Pero qué tú haces ya vestido? – Preguntó ella estirándose. Para irnos a las Cuevas. Ya limpié y organicé todo para irnos. Pero tú sin ropas remoloneándote en esa cama…

Habana Dura (5): Haciendose mujer (erótico)

El campanear de las llaves que sostenía Camilo respondió la pregunta que él le no había contestado antes de irse a ver a Fito. Y no solo respondía que “le gustaría dormir con ella” sino había que había encontrado una forma de hacerlo. A partir de ahí en vez de hablar solo se miraban. La pícara sonrisa…

Habana Dura (4): “La botella que no acaba” (Holguín, Cuba)

Por la cantidad de matorral a María le pareció rara la pausa. A lo lejos se veían árboles, pero ni casas había alrededor de ese lugar. Hay un riachuelo cerca. ¿Quieres ir? – Pregunto él. Que vamos a hacer allí. – Dijo ella recordando lo que los camioneros hacían en los matorrales con las chicas…

Habana Dura (3): Por fin libre

El militar, sentía que la “adelantadita” que María había pedido ya se había hecho larga. Buscaba un lugar donde dejarla, pero las notas del perfume de ella tocaban serenatas con las teclas de sus sesos. Era difícil parar el Jipi y terminar esa “botella” sin saber un poco más de ella. ¿Y tú a qué…

María Mariposa (1): A volar con alas propias.

La casita en Buenaventura por poco se desploma cuando María entró y tiró la puerta detrás de ella. El estruendo del portón del patio delató que su padre también había llegado y la algarabía de las gallinas delató que el padre volaba sobre ellas para venir a donde María. ¿Que no me persigas más te…

Novela de amor y picardía cubana: Habana Dura, por Jocy Medina

Escribí esta novela para provocarte, porque me gusta retar al mundo a que tome conciencia de sus motivaciones. María Mariposa te va a provocar con vivencias y disyuntivas de la realidad cubana, para que no tengas de otra que preguntarte: ¿Y yo en su lugar, qué haría? Jocy Medina Más que una novela, es un viaje a Cuba. Excitante…