Habana Dura (14): Brujería para Sandro

María oía la voz de un hombre, pero la oscuridad no la dejaba verlo. Al tener a un custodio justo frente a ella fue que pudo ver a un moreno más oscuro que la noche, libretica en mano, pidiéndole su nombre. María quería hablar pero el corazón le palpitaba tan rápido que hasta su nombre…