Paraíso (5) Ganas que matan

Dalia chancleteaba por Buena Vista con la firmeza de quien sabe a dónde va, pero los genios de quien no halla que hacer para calmarse. Un apagón había dejado el barrio a oscuras, justo cuando el noticiero anunciaba fecha y hora de los juegos del Mundial del 1991. Y no cualquier Mundial, sino el del […]

Paraíso (4) Un mulatón con salsa

Dalia chancleteaba por Buena Vista con la firmeza de quien sabe a dónde va, pero los genios de quien no halla que hacer para calmarse. Un apagón había dejado el barrio a oscuras, justo cuando el noticiero anunciaba fecha y hora de los juegos del Mundial del 1991. Y no cualquier Mundial, sino el del […]

Paraíso (3): El pan de la vida

Dalia chancleteaba por Buena Vista con la firmeza de quien sabe a dónde va, pero los genios de quien no halla que hacer para calmarse. Un apagón había dejado el barrio a oscuras, justo cuando el noticiero anunciaba fecha y hora de los juegos del Mundial del 1991. Y no cualquier Mundial, sino el del […]

Paraíso (2): Voces del apagón

Dalia chancleteaba por Buena Vista con la firmeza de quien sabe a dónde va, pero los genios de quien no halla que hacer para calmarse. Un apagón había dejado el barrio a oscuras, justo cuando el noticiero anunciaba fecha y hora de los juegos del Mundial del 1991. Y no cualquier Mundial, sino el del […]

Habana Paraíso (1) …a lo cubano

Dalia chancleteaba por Buena Vista con la firmeza de quien sabe a dónde va, pero los genios de quien no halla que hacer para calmarse. Un apagón había dejado el barrio a oscuras, justo cuando el noticiero anunciaba fecha y hora de los juegos del Mundial del 1991. Y no cualquier Mundial, sino el del…

Habana Dura (24): El hijo de Camilo

La lluvia perfecta para un aguacero de besos, los despertó. La nariz de Camilo disfrutaba despertar cerca del cuello de ella donde vivía lo más fuerte de su olor. Yo creo que aquel día jugando a engancharte termine enganchada yo. Fue lindo volar. Tú no eres tú la única que vuelas en esta relación. Pero…

Ganas de verte

Llega al fin de mi lente Donde la bola gira despacio. Raya con tizas Pinta de blanco Todo mi verde. Llaga a mí, intacto Pues no eres más que un retazo de mi pasado vigente. Llégame en talco, Y yo inhalo tu huesos, pues no eres más que un polvazo de una mañana de suerte. Llega a mi ocaso Al final…