Habana Dura (4): “La botella que no acaba” (Holguín, Cuba)

Por la cantidad de matorral a María le pareció rara la pausa. A lo lejos se veían árboles, pero ni casas había alrededor de ese lugar. Hay un riachuelo cerca. ¿Quieres ir? – Pregunto él. Que vamos a hacer allí. – Dijo ella recordando lo que los camioneros hacían en los matorrales con las chicas…