Habana Dura (26): Bellezas cubana de la Habana

Un extranjero vino a donde María y le avisó “Yo no vine a lo mismo que ustedes”. Sin pedir permiso se sentó en el banco junto a ella y dejó que el humo de su cigarro nublara el ánimo tranquilo que hasta entonces, reinaba en el parque. ¿No viniste a lo mismo que quién? – dijo María…